¿Es necesario consumir un multivitamínico?— Smart vitamins
Saltar al contenido
¿Es necesario consumir un multivitamínico?

¿Es necesario consumir un multivitamínico?

Un multivitamínico es un suplemento dietético que aporta vitaminas, minerales y otros elementos nutricionales. Generalmente se disponen en forma de cápsulas, pastillas, polvos o líquidos. En general, están pensados para tratar déficits de vitaminas causados por enfermedades como trastornos digestivos; en situaciones especiales como embarazo o incluso, en algunos casos para tratar una alimentación deficitaria en nutrientes.
Las vitaminas y minerales se encuentran en los alimentos de forma natural y deberían provenir de una alimentación equilibrada y variada.

¿Qué pasa si tomo suplementos por mi cuenta?
En muchos casos, hay personas que toman suplementos dietéticos, generalmente suplementos vitamínicos o minerales sin haber sido recomendados por un médico o nutricionista.
Es importante tener en cuenta que lo ideal es obtener las vitaminas y minerales de los alimentos en el marco de una dieta sana y equilibrada. Desde el alimento, los nutrientes son mejor absorbidos y más seguros, ya que es muy difícil realizar un exceso de vitaminas o minerales con la alimentación.

La hipersuplementación es un problema actual en nuestra sociedad. Existen complicaciones asociadas al exceso de vitaminas y minerales. Por ejemplo:

  • El consumo excesivo de calcio puede causar constipación (estreñimiento), interferir en la absorción de hierro y zinc y aumentar el riesgo de cálculos renales.
  • El consumo excesivo de hierro puede causar malestar gastrointestinal, reducir la absorción de zinc e incluso en casos más extremos fallo multiorgánico, estado de coma, convulsiones y muerte.
  • El consumo excesivo de ácido fólico puede encubrir el déficit de B12 y podría aumentar el riesgo de cáncer colorrectal. 
  • El consumo excesivo de vitamina D puede generar toxicidad, confusión y problemas en el ritmo cardiaco.

Otro problema que puede ser importante es el consumo de edulcorantes y colorantes asociados a suplementos. Especialmente en el caso de suspensiones o efervescentes. Suelen contener edulcorantes y hay personas sensibles a ellos que desarrollan molestias abdominales como flatulencias, dolor abdominal, estreñimiento y diarrea. Es importante que los consumidores  revisen la composición de los suplementos y eviten los aditivos.

¿Qué personas se pueden beneficiar de los suplementos?

En algunos casos hay personas que sí pueden beneficiarse de estos suplementos:

  • En el embarazo, el ácido fólico es imprescindible para prevenir defectos en el tubo neural.
  • Las mujeres en general pierden hierro durante la menstruación, no es infrecuente encontrar los depósitos muy bajos o un cierto grado de anemia, en este caso, les irá bien un suplemento de hierro.
  • Los vegetarianos y veganos, deben suplementarse con vitamina B12.
  • En cuanto a condiciones específicas y grupos de alto riesgo, las personas que sufren anemia perniciosa deben suplementarse con vitamina B12.
  • Otros casos como los síndromes de malabsorción, incluyendo: la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca, la cirugía de bypass gástrico (cirugías de obesidad), en las que los pacientes pueden presentar malabsorción de nutrientes, también pueden beneficiarse de suplementación como vitamina B12, calcio, hierro, vitamina D.
  • Personas con osteoporosis o degeneración macular también debería ser valorado el uso de vitaminas como calcio y vitamina D.
  • La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) contiene pautas específicas para la suplementación con vitamina D y hierro en bebés lactantes y en edad adulta-avanzada, existen pautas específicas de suplementación con vitaminas como la B12, calcio y vitamina D.

En conclusión, los suplementos multivitamínicos y/o minerales NO PUEDEN REEMPLAZAR a los alimentos, pero sí pueden ser utilizados en los casos antes mencionados.
Tenemos una línea de suplementos multivitamínicos que pueden ser adecuados para ti, es importante que los consumas con responsabilidad, para ello es necesario que te informes y de ser posible te asesores con un experto en salud.

Artículo original aquí.

Artículo anterior Los aceites esenciales: mitos y verdades
Artículo siguiente ¿Qué es la vitamina E? ¿Para qué sirve?